Lo más importante del tratamiento es la adherencia, es decir, la toma  adecuada de los medicamentos antirretrovirales de forma constante, ejecutando cambios en la rutina que estén en concordancia con las recomendaciones médicas. 

Para que el tratamiento sea efectivo, es necesario mantener compromiso con uno mismo (con su salud) a largo plazo. La adherencia involucra no solo el aspecto farmacológico sino una serie de cambios en pro de mantener una vida saludable, como un adecuado régimen alimentario, sueño recuperador, ejercicio físico, salud mental, relaciones sexuales con preservativo, entre otros.

 

×