El condón femenino, un aliado más de la prevención

BlogEl condón femenino, un aliado más de la prevención
Condón femenino

El condón femenino, un aliado más de la prevención

Desde que se dio a conocer la forma de trasmisión del VIH/Sida a nivel mundial, se acogió como principal aliado el uso del preservativo para prevenir el virus, sin embargo, otra forma, también eficaz, para evitar las infecciones de transmisión sexual (ITS), es el condón femenino.

El preservativo femenino apareció en 1992 en Inglaterra y Estados Unidos e inmediatamente se difundió su uso por Europa y el resto del mundo. Actualmente es posible encontrarlo en cualquier cadena de farmacias, inclusive el Ministerio de Salud, lo incluye en sus campañas dirigidas a la población.

Pero ¿en qué consiste? o ¿cómo se usa un condón femenino?

Existen diversos mitos o desinformación sobre su uso, muchas mujeres no conocen de su existencia o piensan que es muy complicado su uso en una relación sexual.

El condón o preservativo femenino es como una bolsa suave y holgada, con un anillo en cada extremo. Uno de los anillos se inserta en la vagina para mantener el preservativo en su lugar. El anillo en el extremo abierto del preservativo femenino queda fuera de la vagina. Precisamente el anillo externo mantiene el preservativo en su lugar y sirve para retirarlo. Al colocarse, puede mantenerse un encuentro sexual con seguridad y de manera placentera.

Entre sus principales ventajas está que es eficaz de manera inmediata, ofrece protección contra diversas infecciones de transmisión sexual. Además, puede colocarse horas antes de tener relaciones sexuales, se vende sin receta médica, no requiere que el pene esté erecto, como sí lo requiere el preservativo masculino y tiene riesgos mínimos de aparecer efectos secundarios como reacciones alérgicas.

Entonces, si ya decidiste usar uno, ten en cuenta lo siguiente:

-Antes de utilizar el preservativo femenino debes leer las instrucciones con mucha atención. Si el condón femenino está vencido o notas algún signo de daño deséchalo y usa otro.

-Como todo nuevo producto, practica antes de usarlo por primera vez, ya que tienes que asegurarte que permanezca en su lugar durante las relaciones sexuales. Recuerda algo muy importante: Nunca reutilices un preservativo femenino.

-Además, no se debe usar el preservativo femenino al mismo tiempo que el masculino, puede generar fricción lo que podría ocasionar la ruptura de uno de ellos.

-Recuerda que después de tener relaciones sexuales, quítate el condón femenino con mucho cuidado, a continuación, dobla el anillo exterior y dale un par de vueltas para que el semen quede dentro del condón femenino, desecha el preservativo y no lo arrojes por el inodoro.

Como vemos, el condón femenino es una opción más y es un gran aliado en la prevención, anímate a usar uno, solo es cuestión de práctica y puedes tomar el control tú misma, además cada vez es más fácil conseguir los condones online, en tiendas y en centros de planificación familiar y no necesitas de una identificación para comprarlos. Son una manera efectiva y portátil de lograr una gran protección contra embarazos e ITS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×