Resultado negativo: Si el resultado de la prueba aparece como negativo y no tuviste ninguna posible exposición en los tres meses anteriores, puedes tener la certeza de que no tienes una infección por VIH. 

Resultado Positivo: Si el resultado es positivo, deberás hacerte una prueba confirmatoria para garantizar que el resultado sea válido. Si ambas pruebas son positivas, entonces significa que eres VIH positivo. De lo contrario, si la segunda prueba arroja un resultado negativo, entonces se concluye que es un resultado negativo. No obstante, se recomienda repetir la prueba dentro de tres meses. 

Tener en cuenta que, en muchos establecimientos, la toma de pruebas viene acompañada con una asesoría y consejería sobre el tema, además de un apoyo en el proceso de la vinculación con el tratamiento. 

Un resultado positivo para el VIH, no es una sentencia, es un llamado a la acción para cuidarse mucho más que antes y así, poder disfrutar de una vida saludable y plena. 

Finalmente, se debe resaltar que el resultado de la prueba es personal y no se debe suponer un resultado en función de la pareja sexual u otros. 

×